Tribunal de Apelaciones del Trabajo señaló que trabajador que adulteró boletas constituye notoria mala conducta

El Tribunal de Apelaciones del Trabajo Cuarto Turno en sentencia del 22 de noviembre de 2023, 250/2023, señaló que al acreditarse que trabajador adulteró boletas para hacer figurar montos de gastos de “caja chica” inexistentes es suficiente para configurar la notoria mala conducta.

La sentencia argumentó que “aplicando las pautas y consideraciones antedichas, examinando en su conjunto la prueba de autos, a la luz de la sana crítica, a criterio de la Sala, han quedado fehacientemente acreditadas las maniobras realizadas por al actor adulterando las boletas para hacer figurar montos de gastos de “caja chica” inexistentes, pues no podemos soslayar que fue el Sr. AA quien las remite por sus correos electrónicos con las liquidaciones que comprenden los montos adulterados. En efecto, están agregados a fs. 145 y siguientes los mails remitidos por el actor con las liquidaciones de caja chica y boletas adulteradas escaneadas. El hecho de que a los montos que liquida el propio actor en los correos, se llega sumando los de las boletas adulteradas, demuestra que fue este quien realizara la maniobra.

El accionante en ningún momento negó la autoría de los correos con las liquidaciones cuando se dispusiera su agregación como medio probatorio en la presente causa. La testigo BB, confirma que el Sr. AA envió las facturas adulteradas por mail a la empresa, el hecho de que sea dependiente de la demandada, en el contexto de marras, no le quita credibilidad, por tratarse de una testigo necesaria. Además, declaran proveedores de la empresa, FF, DD y EE, confirmando la adulteración, que es ostensible a ojos vista. No hay elementos para entender que fueron complotados para armar una maniobra para perjudicar al actor y que la empresa pudiera cesarlo sin abonarle la indemnización”.

Agregó que “a juicio de la Sala, los hechos referidos, ya alcanzan para dar por suficientemente acreditada la notoria mala conducta del actor que eximiría a la empleadora de abonarle la indemnización “forfaitaire”. En efecto, la jurisprudencia laboralista ha sido conteste y reiterativa en el sentido que no interesa la cuantía del valor de lo sustraído por el trabajador, sino la naturaleza del hecho en sí mismo, pues constituye una trasgresión a los deberes de fidelidad y lealtad que rigen en la relación de trabajo, suficiente para que el empleador pierda la confianza y decida prescindir de sus servicios. En suma, la adulteración constatada y el incorrecto manejo de la caja chica, resulta un hecho de gravedad suficiente para determinar la configuración de la eximente de notoria mala conducta. Por lo que corresponde revocar la recurrida en cuanto condenó al pago de la indemnización por despido y el aguinaldo, así como sus accesorios”.

¡Suscribite ahora!

Jurisprudencia, legislación, doctrina y noticias. Todo en un solo portal.

¿Querés suscribir I-Jurídica?